Momentos inolvidables. Segundo Festival de Escritoras Románticas

Recién llegada a mi hogar, y apenas desensillada, quiero escribirles a todas ustedes, las escritoras y lectoras. ¡Cuántas anécdotas agradables, cuántos sucesos divertidos y cuánta ternura emotiva!
Gracias Vero Brollo por tu paciencia. Al entrar me sentía como gaucho que ha perdido una chancleta, y vos me guiaste sin poner cara de:
– ¡Como siempre, Susi, perdiendo la brújula!
Ahisito nomás, apenas iniciado el festival, con Mabel Pagano tuve el placer de leer uno de los cuentos de su nuevo libro. La emoción me atropelló en las últimas líneas, haciendo temblar mi voz. ¡Cómo no! si en esas palabras imaginaba el grandioso futuro de San Martín.
Después vinieron las charlas, las presentaciones, las reuniones, los debates en el auditorio, los coloquios con quienes compartí hotel, entrevistas, o algún almuerzo o cena; y siempre presentes, las lectoras acercándose tímidamente, con esa saludable emoción que provocan estas reuniones.
¿No les parece que el hecho de conocer gente nueva nos llena de más riqueza?
Yani Buciarelli, gracias por tu excelente ocurrencia de mover los libros para hacerles más fácil a las lectoras el encontrarlos.
Andrea Vazquez y Majo Zaldivar con sus calzados ¡de lujo!
¡Los momentos divertidos! como cuando fui al sanitario y me encontré con varias lectoras. Primero me dio un ataque de pánico, después, inspirando profundo me dije resignada:
– Y bueno, ahora descubrirán que sos un ser humano, y no un producto de sus más divertidas pesadillas.
O cuando me acerqué a una escritora y atorada de susto le dije:
– ¿Notaste que tenés un acosador? Está presente en cada una de tus charlas, y se queda calladito, mirándote.
Ella frunció el ceño y me preguntó:
– ¿Cómo es? – Se lo describí. – ¡Ah! – rio aliviada – es mi marido.
O mi rostro en las fotos. Debo advertirles que no soy una asesina serial, es nomás la alergia que me volvió los ojos como diablo buscando su futura presa a deglutir.
Mujeres, me quedó el sabor dulce que imprimen en nuestra memoria los mejores recuerdos. ¡Hasta el año que viene! O el otro, o cuando sea, con la esperanza siempre de primavera. Sé que volveremos a vernos en algún recodo de nuestros caminos.

20151101_174154 1611000_10205075875919877_5127832987217136444_n 12108833_10205075872919802_445272164007436497_n 12191507_10205071256524395_6717945309957098202_n 12191590_901691596585171_5260218931291282936_n 12193821_10205071260844503_1708311981747067004_n 12195898_10207308789655764_3612382001495349725_n 20151031_154355 20151031_154402 20151031_154444 20151031_181119 20151031_181132 20151031_181141 20151031_184633 20151031_184641 20151101_100621 20151101_124536 20151101_134028 20151101_134302 20151101_135601 20151101_135627 20151101_145845 20151101_145905 20151101_174020 20151101_174032 20151101_174045

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: