De balance

 

Este inicio de año, una vez más el cántaro vacío de las cuatro temporadas se volverá a llenar, renovando promesas. Entonces me detengo y analizo en qué gasté mis monedas – esas, las inmateriales -, y noto que tengo mucho para agradecer.

Primero deseo agradecerles a mis hijos por su paciencia y buen criterio, porque gracias a ellos me he vuelto más juiciosa. ¡Ardua tarea fue! Y debo admitir que recién estoy en los inicios. Le agradezco a mis nietos por demostrarme que no hay nada malo en seguir con mis chiquilladas (como diría Juan Astrada: Susi, tus carcajadas son escandalosas); a mi hermana y mis primas, por ser como son, ya que al verme reflejada en ellas comprendo que no soy tan diferente a los demás; a todas esas extraordinarias personas que he ido encontrando en mis viajes de investigación, que con sus costumbres distintas a las mías me enseñan que el mundo es uno solo con mil matices parecidos; a mis amigos escritores, por incluirme en su maravilloso y relajado mundo donde las historias sorprendentes son el calzado que nos colocamos cada nuevo día; y a mis increíbles lectoras porque sus opiniones me enseñan a superarme.

También debo agradecer los obstáculos; porque con sus sacudidas me hicieron recapacitar sobre ciertas cuestiones de mi cotidiano proceder, y de ese modo pude mejorarlas.

Sí, haciendo un balance de estos doce meses, me siento muy feliz.

corazón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: