Mi primer cuento publicado (año 1965. Entonces tenía 11 años)

Una de mis primas me envió archivos con mis antiguas publicaciones; las primeras, esas que ya estaban marcando mi afición como escritora.

Debo resaltar que en ese momento estaba pupila; y en verdad que esa parte de mi vida, tan alegre para muchas personas, a mí me llenó de desolación. Lo cual se nota en este cuento.

 

EL RÍO Y LA FLOR

 

Bajo el radiante sol del amanecer un capullo de margarita le pedía auxilio a su amigo el río.

  • ¡Por favor, amigo río! Ya me estoy quedando afónica, te pido por quinta vez que cambies tu curso. Ya no me moja ni una gota, ya no humedeces mis raíces ¡Por favor amigo río!
  • Yo nada puedo hacer, soy un río muy caudaloso, y a causa de dicho caudal se me hace imposible cambiar mi curso.
  • ¡Ahí viene el doctor grillo!
  • Mi amiga flor, viéndote tan marchita, si mañana no llueve, morirás sin remedio. Adiós, me retiro.
  • Por favor, hormiguitas ¿no serían tan buenas de cambiar el curso del río?
  • Sería muy peligroso, pero trataremos.
  • ¡Gracias!

Las hormigas comenzaron a hacer su labor, y finalmente el río cambió su camino.

  • ¡Oh, qué alegría! Le cantaré a Dios una canción, dándole las gracias.

Después de un ratito recordó a las amorosas hormigas. Miró el río y la orilla, pero sólo vio puntitos negros flotando en el agua. En su adorable generosidad, para salvar al capullo las hormigas habían perecido.

fotos-hormiga-cruzando-rio_zps5624e991

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: