20150616_151645

Entre las novedades de Vestales del mes de abril se encuentra Tierra India. Adorable salvaje de Susana Biset, autora también de la novela Y los dioses atropellaron. Tierra india narra la historia de amor entre Lheena, una indígena comechingona, y William York, un inglés procedente de una familia de alta alcurnia. Conversamos al respecto con Susana Biset, quien estará firmando ejemplares de su novela el próximo 7 de mayo a las 18 hs. en el stand de Vestales de la Feria del Libro (175, pabellón verde).

¿Cómo surgió la idea de una relación amorosa entre una aborigen y un inglés? ¿Existen registros históricos reales de relaciones semejantes? ¿Cómo dirías que estas relaciones interculturales repercuten en la cultura actual?

Generalmente escribo libros de aventura, la mayoría situados en un contexto histórico y con algo de romance. Pero un par de años atrás una editora amiga me pidió que relatara una historia de amor que llenara a los lectores de entrañables emociones. Así surgió mi adorable salvaje, Lheena, y William, el importante capitán inglés.

Existen registros históricos sobre dichas relaciones. El Adelantado Pedro de Mendoza lo notó cuando hizo su expedición hacia América, en el año 1535. Varios españoles, genoveses y portugueses que se habían quedado a vivir en Brasil y pertenecían a la expedición de Gaboto, se acollararon a las indígenas de la zona.

Gracias a esas relaciones nuestra querida Argentina tiene tanta diversidad de costumbres, recetas, anécdotas increíbles, esa agilidad mental que nos lleva a salir victoriosos de cada inconveniente, y la picardía criolla, como la llaman, que sin duda heredamos de los nativos.

biset1

¿Qué trabajo de investigación realizaste para esta novela? ¿Descubriste algún dato que te resultara particularmente interesante o estimulante para escribir?

Soy muy viajera y especialmente visito zonas casi desconocidas para el común de los turistas, entonces, en mis innumerables incursiones por las sierras cordobesas me suelo topar con historias, leyendas y vestigios palpables de nuestros comechingones. Un ejemplo de ello son los morteros en la roca a orillas de los ríos.

Lo que más me estimula a escribir es la intención de transmitir sentimientos nobles; es lograr ese corazón que palpita fuerte o extraer lágrimas cuando leemos ciertos párrafos, es esa sacudida emocional que nos dejan ciertos pasajes, ese transformarnos con apenas unas líneas.

¿Qué relación dirías que establece esta novela con las anteriores, y en qué género literario podrías ubicarla según tu criterio? ¿Tus lectores van a encontrar rasgos o personajes familiares en relación a tus trabajos anteriores? 

La diferencia de esta novela con las anteriores es que el amor atraviesa cada una de sus líneas, por más que la aventura siempre está presente.

Se la puede ubicar en romance histórico.

Aparte de las escenas con suspenso, mis historias se caracterizan por tener situaciones divertidas. Siempre alguno de sus personajes relaja tensiones. En esta ocasión es Altavista, la expresiva y graciosa nana de William.

¿Qué expectativas tenés ante esta nueva Feria del Libro de Buenos Aires y cómo describirías el vínculo que se establece en ese espacio con los lectores y colegas escritores?

Mi expectativa es humilde, disfrutar del contacto con mis lectoras y amigas escritoras. El vínculo entre ambos grupos es excelente porque la profesión de escritor es muy solitaria, y el encontrarnos con nuestro público nos gratifica, demostrándonos que del otro lado del libro existen almas sensibles que se conmovieron con nuestras palabras.

Agradezco a los lectores porque gracias a ellos me siento mejor persona.